Galletas de espelta

Sin trigo, ni lácteos, ni huevos y riquísimas!

En la era de los excesos de productos e ingredientes refinados, azúcares y químicos, volver a comer unas galletas caseras, hechas con ingredientes naturales y con mucho amor, el paladar lo agradece y el sistema digestivo también!.

Rienda suelta a los niños en la cocina que sorprenden!!

Hoy la Mini Chef Sahara prepara unas riquísimas y saludables galletas de espelta sin trigo, huevos, lácteos ni azúcares refinados. Ideales para un desayuno o merienda rápida y nutritiva

Son súper fáciles de hacer y quedan muy crocantes!

Acompáñalas con una infusión de rooibos y miel o un batido de plátano y bebida de almendras!

Aquí la master receta!

INGREDIENTES:

300 gr harina de espelta integral
75 gr de panela (azúcar integral de caña, azúcar mascabo o azúcar de coco)
60 ml aceite (coco, girasol u oliva)
1 cdita. esencia de vainilla
2 cdas. colmadas almidón de maíz (fécula)
1 cdita polvo leudante (levadura en polvo)
200 ml agua

100 gr de entusiasmo

200 de buena onda

1000 gr de AMOR! 🙂

PREPARACION:

En un recipiente colocar la harina, el azúcar y el almidón. Agregar el polvo leudante y mezclar bien. Hacer un hueco en el medio e incorporar el aceite y la esencia de vainilla. Mezclar con espátula hasta obtener una textura de “arena gruesa”. Realizar otro hueco en el medio e incorporar el agua. Unir todo sin amasar hasta lograr una textura homogénea.

Espolvorear la mesa con harina y estirar la masa con el rodillo de cocina hasta un espesor de ½ cm aproximadamente. Con un molde cortante realizar las formitas; yo elegí corazones y estrellitas.

PÍdele a tu Mamá que precalentiente el horno a 180º y hornea durante aproximadamente 15 minutos o hasta que estén apenas doradas en la superficie.

Encuentra más recetas como éstas aquí y comienza el verdadero cambio con desayunos, meriendas y snacks para llevar al cole, sanos, ricos y fáciles.

Dejar enfriar en una rejilla y a disfrutar!

Si deseas puedes agregar a la preparación frutos secos (almendras, nueces), frutas disecadas (pasas de uva, ciruelas), pipas de girasol o semillas, antes de incorporar el agua.

Se pueden conservar en un bote de cristal hermético por más de 5 días!

¿Y, a tí como te han salido?

Deja un comentario