Risotto de Judías 3 texturas

Cocinar de temporada, es un gran paso para comenzar a organizar nuestra alimentación. Aprovechar lo que la natura nos da en el momento justo, es muy beneficioso para nuestro organismo, ya que con ello adquirimos los anticuerpos que la planta desarrolló y si son ecológicas, tendremos hasta la última bocanada de nutrientes que ella tomó de la tierra, el sol y el agua. Suena espléndido, verdad? Y junto a ello, una receta que enamora, con crocancia, suavidad, cremosidad y frescura.

INGREDIENTES

1 taza de arroz Semi integral redondo
2 tazas de agua y un poquito más
100 gr setas o champignons
1 cebolla
2 dientes de ajo
100 gr de judías verdes frescas
100 gr repollitos de Bruselas
3 cdas de nata o crema vegetal
3 cdas de pan rallado sin gluten
2 cdas de harina de arroz (opcional)
3 cdas de zumo de limón
Tomillo, lavanda, romero y salvia frescos
2 hojas de laurel
Sal y pimienta
Aceite de oliva

 PREPARACION

Cortar la cebolla y las setas en dados pequeños. Machacar el ajo, quitarle la piel y colocar en una sartén con un hilo de aceite junto a las hojas de laurel, a fuego medio. Incorporar las setas y la cebolla. Rehogar por unos minutos e incorporar el arroz. Agregar la sal, la pimienta y las tazas de agua. Remover y tapar. Cocinar por unos 10 minutos, hasta que el arroz esté al dente.

Mientras cocer al vapor o darles un pequeño hervor a las judías frescas a fin de poder quitarles la piel y obtener el centro verde. Reservar.

Retirar 3 cucharadas del arroz cocido y ponerlas en un bwol, dejar que se enfríen y pisarlo un poco con un tenedor, luego incorporar la harina de arroz y darle forma redonda. Pasarlo por el pan rallado y dorarlo de ambos lados en una sartén con un poquito de aceite. Reservar. En la misma sartén colocar los repollitos de Bruselas cortados en cuartos, agregar más aceite si hiciera falta. Dorarlos un poco e incorporar el zumo del limón. Dejar que se caramelicen y retirar.

Volvemos al risotto; incorporarle la nata vegetal, las judías y por último las hierbas picadas. Remover. Agregar un poco de agua caliente si es necesario, debe quedar una textura suave pero no tan compacta.

Ahora comenzamos con el montaje de lujo. Colocar en el plato la rueda de arroz crocante y con un molde circular apoyado sobre la misma, poner el arroz sin llegar al borde y hacer presión con la cuchara. Agregar los repollitos y unas hojitas de hierbas aromáticas.

A sorprender y a disfrutar!

Si te ha gustado comparte y cuéntame cómo te ha salido!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *