La Matrix Alimentaria

Cada vez que hablo de que para comer mejor, hay que cambiar los lugares de compra y ponernos a  cocinar nuestra  comida. Me encuentro con la misma situación…La gente saca su armadura y su gran escudo: “es que no tengo tiempo”.

Y claro! como vas a tener tiempo si estás trabajando para el “sistema”, y éste no descansa, no para de producir…ESCLAVOS! Sí, si eso.

la matrix, despierta

Cada vez que alguien me dice que no tiene tiempo sé que es verdad, y también sé que es porque tiene que seguir alimentando a las grandes corporaciones que día tras día los dejan sin aliento. Reconozco el lugar en donde se encuentra, porque yo también estuve ahí. Y sé que no le alcanzan las horas del día, de la semana de los años, de la vida  para hacer lo que le gustaría o cumplir algún mini sueño aunque sea. Esa es LA Matrix, el sistema enfermo en donde inocentemente te metiste y ahora ni siquiera puedes verlo.

La matrix tiene varios hilos, está todo perfectamente orquestado, planificado, estudiado y organizado. Aquí voy a hablarte de uno de esos hilos: la Matrix Alimentaria.

Todo comienza con algo tan pequeño y casi insignificante como una semilla. Literalmente, esta semilla tiene dueños que son gigantescas corporaciones (solo 5 manejan todo el negocio y se asocian entre ellas) que manejan toda la industria alimentaria mundial.

Las llevan a un laboratorio y comienzan a modificar su naturaleza para hacerlas más resistentes a plagas, sequia, entre otros. Les incorporan genes de animales y de otras plantas, o microorganismos y así consiguen súper plantas. Ah! pero para que estas súper plantas funcionen correctamente necesitan de sustancias tóxicas que ellos mismos producen para que crezcan perfectas, rápidamente y sin perdidas en las cosechas.

toxicos agro

Eso es la biotecnología. Del laboratorio llegan a los productores quienes las compran (para ser tan tóxicas deberían de regalarlas al menos, no?),  las siembran con todos las recomendaciones de sustancias químicas que los proveedores exigen, y ahí se viene la fumigación para que no se pierda ni una sola plantita. Después viene la cosecha de toneladas de soja, trigo, maíz, etc. Que la mayoría de los productores exportará a países desarrollados para alimento humano pero sobre todo para pienso animal.

Con las carnes y los productos lácteos sucede lo mismo, las vacas productoras de leche son inyectadas con hormonas para que incluso cuando están preñadas sigan produciendo leche, (de hecho no son preñadas como sabemos que debería ser, si no por el brazo de un “humano”), incluso si tienen infección en sus ubres, con tal con la pasteurización se va todo!

Se engorda rápidamente a los animales con pienso a base de soja, pelos y plumas en el caso del pescado y se inyectan más hormonas y antibióticos. A los pollos, un día antes de llevarlos al matadero les dejan la luz encendida para que coman hasta más no poder, también le cortan los picos y desechan en la basura a los machos. A los patos se les introduce comida manualmente mediante un embudo. Viven solo algunos meses y en espacios tan reducidos que se pisan y aplastan entre ellos. Y obviamente si así es su corta y mala vida, imagina su muerte. Así comienza la industria…Pronto llegará a tu plato.

Después de todo esto, y es solo la primera parte. Entran en escena los especuladores, que son ni más ni menos que esos que luego te darán un crédito para hipotecar tu vida, digo para comprarte tu casa. Sí, esos son los bancos, los grandes fondos de inversión y pensiones. Éstos diseñan su más importante estrategia “estudian el clima, la demanda, las cosechas y deciden qué producto es susceptible a escasear y a subir de precio”. Luego adquieren “opciones compra” a varios meses vista y a un precio determinado. Algunos de estos fondos, adquieren miles de toneladas de un producto, y así disparan su precio. Y ahora ejecutan sus “opciones” y compran al precio establecido meses atrás, el cual será inferior al precio actual. Y llega el final…venden al precio actual, superior al que pagaron por las “opciones de compra” y se embolsillan la diferencia. Aterrorizante hasta acá, no? Espera que hay más!

ESPECULACION PRECIOS

Esa “materia prima”, sacrificada, abusada y llena de sustancias químicas toxicas, se dirige a los “transformadores”, o sea a las empresas que modificarán su naturaleza con diferentes técnicas industriales, químicos y otras sustancias como azúcar, sal, grasas hidrogenadas, etc., hasta convertirlas en “productos alimenticios ultra-procesados”, como leches, quesos y demás lácteos, hamburguesas, embutidos, fiambres, rebozados, fritos, conservas, galletas, bollería, panes, mermeladas, zumos, y un largo etcétera. De ahí, se envasarán y serán etiquetados con todo el circo artificial y macabro que el equipo de marketing ha preparado para cada uno de ellos. La mayoría, llevarán coloridos envases, con letras llamativas, otros tendrán dibujos animales, incluso algún sello y recomendación de consumo de asociaciones nefastamente vendidas como “LA ASOCIACION ESPAÑOLA DE PEDIATRIA”, que avalarán productos tan insalubres como éstos para ni más ni menos que bebés y niños. Todos los productos resaltarán su MENTIROSA cualidad como: natural, fresco, saludable, casero, de campo, hecho por la abuela y por supuesto también indicarán sus beneficios en la salud como: reduce el colesterol, dientes sanos y fuertes, rico en fibra, para dormir mejor, y cien mil etcéteras más.

Después de todo nada de esto sería posible sin éstos expertos del marketing. Ahora si ya simulan ser comida con todos los chiches! Están listos para ser enviados a los minoristas, ellos son los supermercados y grandes superficies. Éstos se encargarán de colocar esos productos a determinada altura para que enseguida veas los productos que más quieren que consumas, en la parte más baja estarán las golosinas y productos para niños, disfrazados con sus personajes favoritos o sea a su alcance. Las patatas fritas y demás crunchies estarán cerca de las bebidas azucaradas, para que no te vayas sin una ni la otra. En la sección  de panadería, siempre pero siempre estarán horneando pan. Todos sus pasillos estarán adornados con llamativos colores y carteles, las luces estarán enfocadas en resaltar sus productos estrellas, como las carnes “frescas”, las neveras con fiambres y quesos y por supuesto la sección de perfumería. Y está todo listo, esperando por ti.

 

Y ahora sí, entras directamente al “negocio” (hasta ahora solo contaban con tu auspicio indirecto). Como no tienes tiempo, haces las compras cuando todos los demás también la están haciendo, sábado por la mañana o por la tarde. Y claro, sin tiempo tampoco comiste antes de ir al supermercado! Y adivina qué? Te están esperando…Tomas tu carrito de compras y comienza el juego de destrucción, recorres los pasillos uno por uno, sacas tu lista y deambulas de un lado a otro, pidiendo permiso y disculpas, hasta que por fin llegas al producto que estabas buscando miras el frente de uno y de otro y eliges el que más propiedades, beneficios y mejor precio anuncien. Tomas uno, pero justo miras al costado y ves que “ESTÁ EN PROMOCION”, te descuentan €1 en la caja, entonces llevas 2, en fin estás ahorrando.

matrix alimentaria

Sigues caminando, esquivando gente y te encuentras con una promotora que te ofrece una degustación de unos quesos, aceptas y también su oferta de 1 queso + una tabla para cortar, y además te ha estado explicando sus beneficios… el queso está bien y encima te regalan una tabla, obvio lo compras. Te empieza a dar hambre, tienes el carro casi lleno pero aún te faltan las cosas que tenias en la lista! Y como el hambre no se hace esperar, comienzas a acelerar el paso y llevas algo para comer apenas salgas de la caja. Pero justo te encuentras con el 3×2!! Si llevas 3 leches pagas solamente 2, o sea 1 va gratis!!! No es genial? Y también está el 2×1 en los donuts, y bueno ya que estás!

Y al fin, llegas a la “cola de la caja”, con el carro lleno y adelante tuyo hay una señora con su marido y dos carros!!! Y crees que no soportarás esperar tanto, pero algo dentro tuyo te dice, resiste, saldrás de aquí con tus cosas y al fin comerás algo rápidamente y lo olvidarás todo. Mientras esperas y todo eso pasa por tu cabeza, ves unas golosinas para los niños y manoteas algunas. Ah! no es casual que estén al costado de la caja, no! No es inocencia comercial, está allí gracias a los de marketing, para que tus hijos hagan cientos de pataletas si no se los compras y obviamente, lo termines haciendo. En Italia, afortunadamente eso se prohibió. Se ve que las cajeras se quejaban de los gritos de los niños! Hahaha

 

Y al fin es tu turno! Y como si ya no hubieses comprado de más, la cajera te dice: quieres aprovechar ésta oferta, 2 barritas de cereales por sólo 0,80 céntimos!? Y como no tenias tiempo no llevaste las bolsas o ni siquiera sabes donde andan, tienes que comprarlas. Bueno parece que la pesadilla terminó, verdad? Pues, digamos que recién comienza.

Llegas a tu casa con tus 10 bolsas, comienzas a separar y cada cosa en su sitio. Pero como ya estás cansada y es tarde, te pones hacer una comida rápida: una carne a la sartén vuelta y vuelta con unas patatas y ensalada de lechuga y tomate, para ti claro, porque a los niños no les gusta, un pedazo de pan y de postre un yogur. Y a partir  de allí, comienza tu intoxicación silenciosa y crónica. Bueno la de tu familia también.

Y como si con esto no tienes suficiente, con cada bocado, se continúan destruyendo miles de hectáreas en el Amazonas; te acuerdas que los bosques se deforestaban para cultivar soja transgénica que se convertiría entre otras cosas en comida para los animales? Bueno ahí estás comiendo esa soja, ese animal con hormonas de crecimiento, antibióticos, sufrimiento y crueldad. Y gracias a esa especulación crees que pagaste más barato y ahorraste cuando en realidad costaba menos, pero te robaron un poco. Te dejaste seducir por los seductores más irresistibles: el departamento de marketing. Y como no tenías tiempo, confiaste en sus etiquetas, propiedades, y por supuesto en sus sellos, como si de productos milagrosos se tratara. Hasta aquí AUSPICIASTE la deforestación, sacrificación, abuso y crueldad de millones de animales, contaminaste el medio ambiente, el agua, los suelos, el aire, los recurso. Eliminando el comercio local y encima estás enfermando a tu familia y a tu propio organismo. Te esperan muchas horas en visitas médicas, diagnósticos y medicamentos. Y pensar que con lo que te ahorraste en el 2×1 ahora lo estás cuadriplicando con el precio de los fármacos! Pero quizás aún no sabes que este sistema está perfectamente relacionado con la industria farmacológica. Recuerda que la Matrix no descansa y no estaría completa sin las farmacéuticas, medicamentos y tratamientos!

Si no mira MONSANTO-BAYER! Uno produce la enfermedad con productos altamente tóxicos y el otro ofrece la cura, con sus medicamentos y tratamientos!!! La mesa está servida!

La Matrix funciona de maravillas, claro gracias a ti y otros millones de personas!!

Qué te parece si le das un bofetazo a esta MATRIX ALIMENTARIA y comienzas ahora los cambios??!!

La única manera de debilitar a este sistema consiste en retirarle los fondos, o sea en dejar de consumir sus productos y apostar por los productores de tu zona, los alimentos de temporada, sostenibles y ecológicos y por la comida de verdad, que solo sale de tu cocina!

Salud!

Sumate al cambio! No esperes más!

Verónica

 

 

2 comentarios

  1. Aleyda Aguirre dice:

    Es cierto cada uno de nosotros debemos de parar lo que esta pasando

    • Veronica Shaiq dice:

      Así es Aleyda, nos tenemos que responsabilizar de una buena vez y poner fin al auspicio que le damos al sistema en todas sus formas.
      La única solución coherente, respetuosa y económica que encontré; fue recuperar la libertad en todo lo que pueda y una de las maneras es volver a elegir nuestros alimentos o cultivarlos y cocinarlos! 🙂
      ¡Un abrazo liberador!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *